MEDINET HABU, EL TEMPLO FUNERARIO DE RAMSÉS III

Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Medinet Habu [© Thomas SD/Wikimedia Commons]

 En la orilla oeste de la antigua Tebas nos encontramos con el templo funerario, la «Casa de Millones de Años», del faraón Ramsés III [segundo monarca de la dinastía XX]. Además del templo, este emplazamiento cuenta con otras edificaciones de periodos anteriores y posteriores al templo funerario del que muchos consideran el último gran faraón de Egipto. El hecho de que el emplazamiento sufriera continuas ampliaciones da una muestra de la importancia que tuvo este lugar.

>> Este artículo aparece en el número 2 de la revista Egiptología 2.0 <<

 Los antiguos egipcios conocían este emplazamiento como Djamet, y este fue el lugar donde, según la cosmogonía hermopolitana, descansaba la Ogdóada [los 8 dioses primigenios]. Esta cosmogonía nos relata cómo, tras dar origen a la creación del Universo, estos 8 dioses [4 parejas de dioses masculinos, con forma de rana, y femeninos, con forma de serpiente] se retiraron a este lugar para reposar eternamente.

Mapa de Egipto, Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, plano Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Mapa de Egipto [© Sandra Pajares]

 Debido a esta tradición, el emplazamiento era de gran importancia desde tiempos anteriores a Ramsés III. En el Reino Medio aquí se construyó una capilla sobre la que, más tarde, Hatshepsut y Tutmosis III [Reino Nuevo, dinastía XVIII] edificaron un pequeño santuario conocido como Dye-ser Iset «El lugar es venerable», pensado como capilla-reposadero para la barca sagrada de Amón. Con la construcción de Ramsés III se pretendió unir esta nueva edificación con la de Hatshepsut y Tutmosis, consiguiendo, de este modo, aumentar el valor mágico del templo funerario del monarca.

 También este lugar sirvió para que se llevasen a cabo importantes celebraciones, como la «Fiesta del Décimo Día», en la cual cada diez días la imagen de Amón, que residía en el templo de Luxor, era trasladada hasta Medinet Habu. Además de esta festividad, en la orilla occidental del Nilo tenía lugar otra importante celebración, la «Bella Fiesta del Valle», en ella las imágenes de Amón-Ra, Mut y Khonsu eran llevadas en procesión hasta la orilla oeste para visitar los santuarios de las divinidades que se encontraban allí, además de los templos funerarios de los antiguos monarcas.

 El complejo de Medinet Habu se convirtió en un importante foco administrativo, incluso tras la muerte del faraón. Además de los elementos que vamos a conocer a continuación, el complejo templario contaba con jardines, talleres, estanques, oficinas, almacenes, viviendas para los sacerdotes, etc. Estaba conectado al río mediante un embarcadero y, además, posee un lago sagrado y un nilómetro, y en su interior contaba con su propio tribunal y cuerpo de policía. Un dato curioso es que en este lugar se resguardaron parte de los trabajadores del poblado de Deir el-Medina huyendo de los saqueadores durante el Tercer Periodo Intermedio [1069-747 a.C.].

Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, plano Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Planta del complejo de Medinet Habu [© Sandra Pajares]

 Vamos a hacer un recorrido por algunos de los elementos que componen este complejo templario:

  • La entrada

Migdol Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Vista del migdol de entrada [© Rémih/Wikipedia Commons]

 Situada al este, frente al embarcadero, la entrada edificada en Medinet Habu está inspirada en las fortalezas asiáticas [conocidas como migdol] características por sus dimensiones y decoración. Gracias a esta entrada, y a la muralla de 19 m de altura y 10 de grosor, el interior de este recinto era una auténtica fortaleza.

 En la decoración de la entrada vemos al monarca aplastando a los enemigos de Egipto, así como al dios Ptah, quien tendría el papel de intermediario entre los fieles que no podían acceder al templo, este dios “escucharía” sus plegarias y se las trasladaría a Amón.

 Sobre este acceso existían unas estancias que, muy probablemente, fueran utilizadas como harén, ya que la decoración su decoración nos muestra al monarca acompañado de jóvenes mujeres. Puede que desde estas estancias se llevase a cabo el intento de asesinato de Ramsés III por parte de algunas de las mujeres de la corte.

  •  Capillas de las Divinas Adoratrices

 A la izquierda de la entrada nos encontramos las capillas dedicadas a las Divinas Adoratrices. Estas mujeres se convirtieron en delegadas del rey en el Alto Egipto durante las dinastías XXV y XXVI. En sus muros aún se conserva un “aviso a los vivos”, donde se solicita al visitante un pensamiento respetuoso hacia estas importantes mujeres, a cambio del cual ellas concederían un hálito de vida a quien las hiciera revivir de esta manera.

 De estas capillas la que mejor se conserva es la de Amenerdis I.

Capilla divinas adoratrices Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Capillas de las Divinas Adoratrices [© Aldokkan]

  • El “pequeño templo”

 Situado a la derecha de la entrada nos encontramos con este templo, fundado durante la dinastía XVIII sobre una edificación del Reino Medio. El núcleo de esta construcción es obra de Hatshepsut y Tutmosis III, aunque el nombre de la reina fue posteriormente sustituido por los de Tutmosis I y Tutmosis II. Este pequeño santuario fue remodelado y ampliado hasta época grecorromana y en la actualidad es el edificio más antiguo de Medinet Habu.

 Una inscripción en sus muros relata cómo, esta construcción, se realizó sobre el lugar de enterramiento de la Ogdóada de Hermópolis. De esta forma, el templo protegía  el lugar de enterramiento de estos 8 dioses primigenios.

 Otro relieve nos muestra los pasos del ritual de fundación de un edificio sagrado, que son: elegir el terreno de construcción; tensar el cordel; cavar una zanja que lleve al “océano primordial”; labrar la primera piedra e incensar el templo.

  • Palacio Real

 Esta edificación, situada al suroeste del primer patio del templo funerario, fue construida con ladrillos de adobe. De dos plantas y dimensiones modestas, los espacios que componen este palacio se dividen en zonas públicas, donde el monarca recibiría visitas y recepciones, y zonas privadas.

 El palacio se encontraba conectado al templo a través de la «ventana de las apariciones», lugar desde donde el monarca seguía las ceremonias que se llevaban a cabo en el templo y entregaba galardones y regalos a sus oficiales.

 Es probable que el monarca residiera en este palacio durante las festividades del templo. Incluso fue preparado para que “residiera” en él después de muerto, ya que una falsa puerta, en lo que se cree era la sala del trono, permitiría al difunto monarca acceder y participar de los rituales y festividades que se llevasen a cabo en el interior, convirtiendo el palacio en una especie de “mansión regeneradora”.

 Varias inscripciones posteriores al reinado de Ramsés III, que se encuentran en una de las salas de este palacio, hacen pensar que los reyes-sacerdotes de la dinastía XXI, lo convirtieron en su residencia oficial.

  • La «Casa de Millones de Años» de Ramsés III

Vista aérea Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Templo funerario de Ramsés III [© SFEC_AEH_/Wikimedia Commons]

 Dedicado a Ramsés III [1194-1163 a.C.], monarca de la XX dinastía, y último gran faraón del Reino Nuevo, fue conocido como el «Templo de User-Maat-Re Meriamón [nombre que tomó Ramsés III al acceder al trono] Unido Eternamente a la Posesión de Amón en la Tebas Occidental», y es el mayor de los templos funerarios que conservamos de la antigua Tebas.

 El edificio de Ramsés III representa, en su trazado y forma, un buen ejemplo del prototipo de templo evolucionado del Reino Nuevo, para su diseño se siguió el esquema del Ramesseum de Ramsés II, situado a poco más de 1 km de distancia. Además de tomar el templo de Ramsés II como referencia para el suyo propio, otra muestra de la veneración que tenía Ramsés III por su antepasado es la decisión de dedicar a Ramsés II una capilla en el interior de su templo funerario.

 La decoración exterior del templo muestra a Ramsés III en escenas militares, escenas de caza, expediciones, etc., así como un calendario con las festividades religiosas.

 Conozcamos los espacios que configuran el templo funerario de Ramsés III.

  • Primer pilono

 Con unas dimensiones de 24 m de altura y 63 de ancho, en él vemos representado a Ramsés III derrotando a los libios y a los ‘pueblos del mar’, quienes atacaron Egipto durante su reinado. Presenciando y acompañando al faraón en estas escenas de batalla encontramos a los dioses Ra-Horakhty y Amón.

Primer pilono Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Primer pilono [© Aldokkan]

  • Primer patio

 Este espacio, de 34 x 32 m, también muestra en los relieves de sus muros batallas del monarca, mostrando la huida de Egipto de los enemigos libios, así como una celebración de la victoria con desfile de prisioneros incluido.

 En su lado norte existían 7 pilares osiríacos, y, en el lado sur, 8 columnas de capiteles campaniformes flanqueaban la «ventana de las apariciones» del palacio real.

Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Primer patio y segundo pilono [© Aldokkan]

  • Segundo pilono

 Cruzando el primer patio llegamos al segundo pilono del templo, el cual, más pequeño que el anterior, cuenta con 16 m de altura. Antiguamente nos habríamos encontrado con dos colosos del monarca a ambos lados de la puerta de este pilono. La decoración elegida en esta ocasión muestra una presentación de cautivos a los dioses Amón y Mut.

  • Segundo patio

 Este espacio, de 38 x 41 m, también poseía 8 pilares osiríacos, en esta ocasión en dos de sus lados, y 5 columnas en los otros dos laterales. Tras los pilares osiríacos del fondo del patio, que dan paso al interior del templo, existen 8 columnas papiriformes. Este pórtico se encuentra algo más elevado respecto al patio.

 La decoración de este espacio representa escenas de batalla, así como escenas religiosas, estas últimas en honor a los dioses Sokar y Min, mostrando adoraciones a las divinidades y procesiones de la barca sagrada.

Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Pórtico del segundo patio que da acceso a la parte interior del templo [© Aldokkan]

  • Primera sala hipóstila

 Esta sala la formaban 24 columnas de las que quedan pocos restos. Rodeándola encontramos varias estancias: la capilla consagrada a Ramsés II divinizado; la capilla consagrada a Ramsés III divinizado; una sala de ofrendas; una cámara del tesoro y una capilla dedicada a Ptah-Sokar-Osiris.

  • Segunda sala hipóstila

 A continuación de la anterior, en esta sala la decoración nos muestra los campos de Ialu y las Siete Vacas del «Libro de los Muertos».

  • Tercera sala hipóstila

 Este espacio conduce al santuario y contiene las capillas de Amón, Mut y Khonsu, además de la destinada a la barca sagrada. Estas capillas, dedicadas a la tríada tebana y situadas al fondo del templo, tienen en su parte posterior una gran ‘falsa puerta’ por donde el espíritu del monarca podría entrar en el templo y presenciar los ritos que en él se llevasen a cabo.

 Cerca de esta parte del templo, la más sagrada, existía un pequeño patio solar en la zona norte, cerca del santuario, así como dependencias para el culto a Ramsés III en la zona sur.

 En esta zona del templo existen una serie de cámaras ocultas que pudieron servir para guardar los tesoros más importantes del santuario.


Medinet Habu, templo funerario Ramsés III, arquitectura antiguo Egipto, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Pórtico del segundo patio. En esta imagen pueden apreciarse los colores que aún se conservan de la decoración original del templo [© Aldokkan]

BIBLIOGRAFÍA

  • Castel, Elisa. “Medinet Habu. El gran templo de Ramsés III”. Revista Historia National Geographic. 2007, n. 41, p. 32-41
  • Jacq, Christian (2010) Egipto visto desde el cielo. Madrid: Lundwerg.
  • Kemp, Barry J. (2008). El Antiguo Egipto. Anatomía de una civilización. Barcelona: Crítica.
  • Weeks, K. R. (2006). Los tesoros de Luxor y el Valle de los Reyes. Madrid: Libsa.
  • Wildung, D. (2001). Egipto, de la prehistoria a los romanos. Köln: Taschen.
  • Wilkinson, Richard H. (2002). Los templos del antiguo Egipto. Barcelona: Destino.

 

IMÁGENES


 Espero que hayas disfrutado de la lectura. Si quieres dejar algún comentario o sugerencia, ¡eres bienvenido! Si te ha gustado lo que has leído puedes suscribirte al blog para que las entradas lleguen directamente a tu correo electrónico.

 ¡Gracias por leerme!

 Sandra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s