EL TEMPLO DE RAMSÉS II EN ABU SIMBEL

Templo de Abu Simbel, Ramsés II

Templo de Ramsés II, Abu Simbel [Wikimedia Commons]

 “Cuando era estudiante, tuve la suerte de descubrir Abu Simbel en su emplazamiento original y fue una visión que no olvidaré nunca. Al final de un largo viaje en una pequeña lancha motora, un espolón rocoso y, de repente, cuatro colosos sentados y un templo excavado en la colina. Al atracar, un silencio atónito bajo el sol ardiente de Nubia, lejos de cualquier aglomeración, fuera del tiempo. Y el gran templo de Ramsés II, a breve distancia, una segunda obra maestra, el pequeño templo dedicado a su primera gran consorte real, NefertariChristian Jacq “Egipto visto desde el cielo” [Ed.Lunwerg, 2010].

 ¿Qué mejor manera de comenzar una entrada sobre Abu Simbel que con este fragmento del señor Jacq? Cuando lo leí, viajé con él hasta este emplazamiento, como tantas veces he hecho gracias a sus libros… Esta primera entrada sobre Abu Simbel está dedicada al Gran Templo, el de Ramsés II, dejando para más adelante el templo de Nefertari y el traslado de ambos. Así que pongámonos en situación…

 El reinado de Ramsés, hijo de Seti I, estuvo comprendido entre 1289 y 1224 a. C., época en la que Egipto conoció uno de los periodos de mayor esplendor de su historia. El monarca, tercer faraón de la Dinastía XIX, continuó con la política de expansión que ya llevaron a cabo sus predecesores durante la Dinastía XVIII. En Nubia, lugar donde encontramos este templo, la influencia de los faraones se extendía hasta la 5ª catarata, lo que permitía el acceso a las minas de oro de la región. Gracias a la explotación y el comercio de este mineral el país de las Dos Tierras se convierte en una importante potencia de Oriente.

Mapa del antiguo Egipto, Templo de Ramsés II, Abu Simbel, Sandra Pajares, Bajo las arenas de Kemet

Mapa del antiguo Egipto [© Sandra Pajares]

 El templo de Ramsés, situado en Nubia a unos 70 km al norte de la 2ª catarata y en la orilla occidental del Nilo, fue conocido como Hut Ramesses Meryamun, “El templo de Ramsés, el Amado de Amón” y es el templo más grande de los que encontramos en la región [donde el monarca mandó excavar 8 templos, contando con los dos de Abu Simbel]. La construcción, o excavación del mismo, se cree que comenzó en torno al año 5 de reinado y finalizó alrededor del año 35 de mandato.

Templo de Ramsés II, Abu Simbel

Templo de Ramsés II, Abu Simbel [© Chris Putro]

 La colina donde encontramos este speo [templo excavado en la roca], conocida antiguamente como Meha, fue utilizada por Ay y Horemheb, monarcas de la Dinastía XVIII, quienes poseyeron en el lugar capillas excavadas en la roca. Para la construcción del speo de Ramsés se aprovecharon estas antiguas capillas así como las cuevas existentes en la colina.

  • La colina Meha

 Frente a la megalómana construcción de Ramsés II existía un antepatio con dos depósitos de agua que probablemente habrían servido para realizar abluciones. A la izquierda del antepatio encontramos una pequeña capilla, excavada en la roca y de 4’4 x 7’1 m y 3’9 m de altura, dedicada al dios Thot. Entre los depósitos de agua una escalera nos lleva a la terraza del templo, y desde ella se accede tanto al Hut Ramesses Meryamun, como a una capilla solar, situada a la derecha del templo principal, y cuyos componentes fueron trasladados al Museo de El Cairo.

  • Hut Ramesses Meryamun, “El templo de Ramsés, el Amado de Amón”

Colosos de Ramsés II en Abu Simbel

Colosos de Ramsés II [© Ad Meskens / Wikimedia Commons]

 La fachada del templo de Ramsés, con 30 m de alto y 35 de ancho, muestra cuatro colosales estatuas del monarca, de unos 21 m de altura. En ellas se le representa con la doble corona, pschent, además del tocado de rayas, nemes, y el uraeus, la cobra sobre la frente del monarca, imagen de la diosa Wadjet protectora de la realeza egipcia.

 A los pies de los colosos fueron representados cautivos de guerra, arrodillados y maniatados, haciendo de la fachada de Abu Simbel “un recordatorio para los nubios del dominio de Egipto sobre su tierra” [Saura, Marta. “Los templos de Abu Simbel”. Revista Historia National Geographic. 2004, n. 9, p. 34 – 47]. También vemos representados a algunos miembros de la familia real, como la madre del monarca, Tuya, la Gran Esposa Real, Nefertari, así como varios príncipes y princesas que el faraón tuvo tanto con Nefertari como con Isisnofret.

 Entre los colosos, sobre la puerta del templo, se encuentra la representación del dios Ra-Horakhty con los emblemas User, ‘poder’, y Maat, ‘verdad’. Uniendo la figura del dios y ambos emblemas se lee el nombre que el monarca tomó al subir al trono, User-Maat-Re, “La Justicia de Re es poderosa”. Con esta simbología se enfatiza tanto el carácter solar del monumento como el hecho de que Ramsés II se dedica el templo a sí mismo. A ambos lados de Ra-Horakhty dos relieves del monarca le representan en actitud de adoración hacia la divinidad.

Ra-Horakhty con los emblemas 'User' y 'Maat'

Ra-Horakhty con los emblemas ‘User’ y ‘Maat’ [© Merlin-UK / Wikimedia Commons]

 Además de todo esto también existen otros elementos iconográficos en la fachada del templo, como el friso con veintidós babuinos que “saludan” al sol del amanecer; la estela en la que se narra el matrimonio entre Ramsés II y una de las hijas del rey hitita Hattusili III [formalizando, a través del matrimonio, el tratado de paz al que llegaron ambos soberanos tras la batalla de Qadesh]; y también, en los laterales de los colosos centrales, el símbolo sema-tawy, donde vemos al dios Hapy entrelazando el loto y el papiro, plantas símbólicas del Alto y del Bajo Egipto respectivamente, enfatizando con esta representación la unión del país.

 En el interior nos encontramos con un esquema típico de los templos egipcios, un eje longitudinal que conduce al interior hacia la parte más sagrada del templo, el santuario. A su vez los espacios que vamos recorriendo según avanzamos van reduciéndose paulatinamente, tanto en el tamaño de las salas como en la altura de las mismas.

Planta y sección longitudinal del templo de Ramsés II, Abu Simbel

Planta y sección longitudinal del templo de Ramsés II, Abu Simbel [© Sandra Pajares]

  • Primera sala hipóstila

Pilares osiríacos de la primera sala hipóstila

Pilares osiríacos de la primera sala hipóstila [© Chris Putro]

 Con 18 m de longitud y 16 de ancho, en esta sala encontramos ocho pilares osiríacos, en dos filas, con la representación del monarca, de unos 10 m de altura. Ramsés, representado como Osiris, aparece en los pilares de la izquierda, lado sur, con la corona blanca del Alto Egipto, mientras que en las de la derecha el monarca porta la doble corona de las Dos Tierras.

 En los muros de esta primera sala vemos representadas batallas contra sirios, libios y nubios en la pared sur, y la famosa batalla de Qadesh en la pared norte. También existen escenas de presentación de cautivos ante los dioses, por parte del propio Ramsés. En el techo vemos representaciones de la diosa buitre Nekhbet.

Ramsés II durante la batalla de Qadesh, Abu Simbel

Ramsés II durante la batalla de Qadesh [Wikimedia Commons]

 Tanto en la pared derecha como al fondo de la sala hipóstila encontramos acceso a varias cámaras que pudieron ser utilizadas tanto para guardar objetos de culto necesarios en los rituales del templo, como tributos recaudados en la región.

  • Segunda sala hipóstila

 Siguiendo el eje del templo accedemos a esta segunda sala, más pequeña que la anterior, con 11 m de ancho y 7’7 de longitud aproximadamente, y cuatro pilares cuadrangulares. La decoración de esta sala muestra al monarca en escenas de ofrendas acompañado de Nefertari. Dos escenas muestran a la pareja frente a las barcas de Amón, por un lado, y Ra-Horakhty por otro.

 A continuación, y a través de tres puertas, llegamos a un vestíbulo transversal, de unos 3’3 m de longitud, por el cual accedemos a los recintos más sagrados del templo.

  • Santuario

 Desde el vestíbulo anterior tres accesos nos conducen a los tres espacios más recónditos del templo. El santuario y dos cámaras que lo flanquean, probablemente utilizadas para depositar objetos cultuales.

 En el santuario encontramos un pequeño altar, donde reposaría la barca sagrada, y al fondo un conjunto escultórico en el que vemos al monarca junto a Ptah, Ra-Horakhty y Amón. Estas divinidades representan las 3 principales ciudades de Egipto [Menfis, Heliópolis y Tebas respectivamente], así como tres formas de creación. Ramsés es mostrado como un ser divinizado, ya que le vemos entre los propios dioses y con la misma dimensión que estos.

Representación de Ptah, Amón, Ramsés II y Ra-Horakhty en el santuario de Abu Simbel

De izquierda a derecha, representación de Ptah, Amón, Ramsés II y Ra-Horakhty en el santuario de Abu Simbel [© Chris Putro]

 Bien conocido es el fenómeno que ocurre en este santuario dos veces al año, el 22 de febrero y el 22 de octubre, cuando los rayos del sol penetran en él e iluminan las estatuas de Amón, Ramsés y Ra-Horakhty, dejando al dios Ptah en la penumbra.

 Y aquí termina el recorrido por el impresionante templo de Ramsés II. Como comenté al principio más adelante le dedicaré una entrada al templo de Nefertari [en esta entrada podéis conocer la tumba de la reina] así como a la obra de reubicación que sufrieron ambos templos.


Templos de Ramsés II y Nefertari en Abu Simbel

Templos de Ramsés II y Nefertari [© Rémih/ Wikimedia Commons]

BIBLIOGRAFÍA:

  • Desroches Noblecourt, Christiane. (1998). “Ramsés II. La verdadera historia”. Barcelona: Destino.
  • Jacq, Christian. (2010). “Egipto visto desde el cielo”. Madrid: Lunwerg.
  • Wildung, D. (2001). Egipto, de la prehistoria a los romanos. Köln: Taschen
  • Wilkinson, R. H. (2002). “Los templos del antiguo Egipto”. Barcelona: Destino.
  • Estrada Laza, Fernando. “Ramsés II. El gran constructor”. Revista Historia National Geographic. n.1, p. 46 – 59.
  • Saura, Marta. “Los templos de Abu Simbel”. Revista Historia National Geographic. 2004, n. 9, p. 34 – 47.

 

 Imágenes: Templo de Ramsés II, Abu SimbelTemplo de Ramsés II, Abu SimbelColosos de Ramsés II; Ra-HorakhtyPilares osiríacosBatalla de Qadesh; Santuario; Templos de Ramsés II y Nefertari.


 Espero que hayas disfrutado de la lectura. Si quieres dejar algún comentario o sugerencia, ¡eres bienvenido! Y recuerda, si te ha gustado lo que has leído puedes suscribirte al blog para que las entradas lleguen directamente a tu correo electrónico.

 ¡Gracias por leerme!

 Sandra

4 comentarios en “EL TEMPLO DE RAMSÉS II EN ABU SIMBEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s