EL “TEMPLO CLÁSICO” EN EL ANTIGUO EGIPTO [I]

Medinet Habu, el templo clásico del antiguo Egipto

Imagen aérea de Medinet Habu, templo funerario de Ramsés III [Fuente: Wikimedia Commons]

 El templo, para los antiguos egipcios, era la residencia divina, la propia casa del dios al que estaba consagrado el edificio. Al no tratarse de un lugar de culto, el acceso al templo estaba restringido, la privacidad de sus espacios iba en aumento según nos adentrásemos en él. La estancia más importante, el sanctasanctórum, lugar donde se ubicaba la naos con la estatua del dios, era un lugar al que únicamente los sacerdotes de más alto rango y el faraón podían acceder.

 A su vez, otro aspecto básico de la concepción de estas edificaciones es el hecho de que estos edificios eran un microcosmos donde quedaban representados todos los aspectos de la creación, y los egipcios se servían de una escenografía que representaba este hecho. Así en el interior del templo jugaban tanto con la altura de los espacios como con la luz. Por un lado la altura iba en disminución según se acercaban las estancias al sanctasanctórum, el suelo y el techo se proyectaban inclinados para ir acercándose según se avanzaba. Por otro lado la luz acompañaba esta disminución en altura, y es que también los espacios se iban oscureciendo hacia el interior. El lugar donde habita la figura del dios, el sanctasanctórum, representaba el lugar donde apareció la colina primigenia que emergió de las aguas de Nun [lugar donde apareció el dios creador por vez primera].

 Ahora comenzaremos un recorrido por cada uno de elementos de esta gran escenografía, diseccionando lo que se denomina el “templo clásico” del antiguo Egipto.

  • La entrada al templo:

– Los embarcaderos:

 Los templos fueron construidos cerca del río o de alguno de sus canales, aprovechando así la proximidad de un curso de agua, ya que el transporte más utilizado en época antigua era el fluvial. El embarcadero era de máxima importancia, ya que a través de él llegaban tanto el faraón, como las imágenes de los dioses, así como los suministros que debían llegar al templo.

 Cuando las imágenes de los dioses salían o llegaban al templo, era este lugar donde tanto el faraón como el resto de la sociedad egipcia aclamaban a los dioses en sus viajes por el río.

– Esfinges e imágenes divinas:

 A los templos se llegaba a través de vías procesionales, las cuales unían varios templos, o bien un templo con su embarcadero. En estas vías era donde se colocaban las esfinges, las cuales tenían una función protectora, impidiendo que nada malo entrase en el recinto sagrado [el templo]. Además de esfinges, también podían ser colocadas estatuas de dioses.

Avenida de esfinges Luxor, el templo clásico en el antiguo Egipto

Avenida de esfinges que conecta los templos de Luxor, en la imagen, y Karnak [Fuente: Panoramio]

– Quioscos:

Capilla Blanca Sesostris I, el templo clásico del antiguo Egipto

Capilla Blanca de Sesostris I en la vía procesional del Gran Templo de Amón en Karnak [Fuente: Wikipedia]

 Los quioscos también se encontraban en las vías procesionales. Eran utilizados para acoger la barca de un dios, o de varios si las estaciones estaban pensadas para ello, durante un alto en el camino. Solían tener un altar donde se colocaba la barca o la imagen del dios.

 Aún se conserva el quiosco de Sesostris I, la ‘Capilla Blanca’. Reconstruida con los materiales del noveno pilón del templo de Amón en Karnak, fue construida para conmemorar su primer jubileo real.

 – Murallas:

  La función de las murallas era delimitar la propiedad del dios así como proteger el templo en caso de revueltas civiles o de invasiones.

 Su construcción se realizó con adobes y un encofrado que solía realizarse con travesaños de madera y esteras de juncos. El espesor solía ser de unos 10 metros [o incluso más] y estaban rematadas con almenas. Para reforzar su función protectora se limitaban los accesos hacia el recinto sagrado [garantizando la seguridad del interior].

 Con frecuencia eran construidas alternando secciones cóncavas y convexas, lo que podría representar las aguas del océano primigenio, aunque hay autores que defienden pudo tratarse de un aspecto que buscase una mayor estabilidad [según Richard H. Wilkinson los muros con esta característica son únicamente los que rodeaban los recintos sagrados o zonas controladas por los templos].

 Estos muros fueron muy comunes a partir del Imperio Nuevo, y se empleó una nueva palabra para definirlos sebty, denominando así las murallas que delimitaban tanto los templos como las ciudades.

– Obeliscos:

Obelisco de Hatshepsut en Karnak, el templo clásico en el antiguo Egipto

Obelisco de Hatshepsut en el Gran Templo de Amón en Karnak [Fuente: Wikimedia Commons]

 Los obeliscos son pilares monolíticos con forma troncopiramidal (se van estrechando desde la base hasta la cúspide). Estaban coronados por el piramidión, benben en egipcio antiguo, el cual era, una vez más, una representación de la colina primigenia. Los piramidiones estaban forrados con una chapa de oro o de electro (aleación de oro y plata) y representaban los rayos solares que caen sobre la tierra y la fertilizan.

 Se colocaban para señalar un lugar sagrado y solían disponerse en parejas (poniendo en relieve el carácter dual de Ra como dios del Sol y de la Luna) ante los pilonos, superando la altura del complejo sagrado. Su origen se remonta a la época primitiva y se cree que pudo tener su nacimiento en el culto del Sol en Heliópolis.

 Representaban ofrendas a los dioses y conmemoraban jubileos, victorias y demás acontecimientos importantes. Sobre el piramidión se inscribían símbolos solares y figuras del rey protegido por Ra o Amón-Ra.

 Muchos fueron tallados en granito rojo de Asuán, aunque también se utilizó granito, cuarcita, caliza y grauvaca, sobre todo durante el Imperio Nuevo, época en la que se tallaron gran número de obeliscos.

– Colosos

Colosos Memnon, el templo clásico en el antiguo Egipto

Colosos Memnon, estatuas sedentes de Amenhotep III [Fuente: Amigos del antiguo Egipto]

 Los colosos eran grandes figuras del rey que se colocaban a lo largo de los accesos a los templos y en las vías procesionales. Desempeñaban un papel protector y ponían de manifiesto la relación del rey con los dioses. Al estar ubicados en zonas accesibles por la población, o espacios que se abrían con motivo de ocasiones especiales, se convertían en intercesores ante los dioses.

 Casi todos los colosos fueron esculpidos en un solo bloque y colocados, en ocasiones, sobre una base.

– Pilonos

Medinet Habu pilonos, el templo clásico en el antiguo Egipto

Pilonos de Medinet Habu, templo funerario de Ramsés III [Fuente: Ancient Egypt]

 Los pilonos, como las murallas, también tenían una función defensiva, servían para impedir el acceso y repeler las fuerzas del caos y del mal que podían entrar en el recinto sagrado desde el exterior.

 La forma que adoptan imita el jeroglífico akhet ‘horizonte’, era en los pilonos “donde el sol se alzaba sobre el horizonte físico entre el mundo exterior y el panorama, oculto y sagrado, del templo” [R. H. Wilkinson, 2000; 60].

 El origen de los pilonos puede estar en los templos de las pirámides del Reino Antiguo, los cuales habrían estado construidos en adobe. Muchos de los pilonos que conocemos hoy en día se construyeron con grandes piedras a modo de revestimiento y en su interior fueron colocadas piedras irregulares que eran recuperadas de otros edificios. En época ptolemaica la técnica consistió en combinar piedra y adobes en la construcción.

 Antes del Imperio Nuevo no se conoce cómo era la decoración de sus fachadas, pero a partir de este momento el tema más utilizado era el del rey castigando a los enemigos de Egipto y así como temas religiosos.

 En la fachada exterior se colocaban grandes astas que sostenían estandartes, probablemente imitando los postes donde se colocaban fetiches y banderas en los santuarios primitivos.

 Este artículo continúa en ‘El “templo clásico” en el antiguo Egipto [II]’


 Para esta entrada el libro de referencia principal ha sido:

  • WILKINSON, R. H. (2002). Los templos del antiguo Egipto. Barcelona: Destino.

 Webs:

 Imágenes:

Vista aérea de Medinet Habu; Avenida de esfinges de Luxor; Capilla Blanca; Obelisco Hatshepsut; Colosos Memnon; Pilonos Medinet Habu.


 Espero que hayas disfrutado de la lectura. Si quieres dejar algún comentario o sugerencia, ¡eres bienvenido! Y recuerda, si te ha gustado lo que has leído puedes suscribirte al blog para que las entradas lleguen directamente a tu correo electrónico.

 ¡Gracias por leerme!

 Sandra

2 comentarios en “EL “TEMPLO CLÁSICO” EN EL ANTIGUO EGIPTO [I]

  1. muy buena descripción,de muy fácil percepción, permite objetivar cada una de éstas construcciones, que no siempre nuestra mente ,(al ir leyendo) permite delimitar. Me atrapó éste trabajo, más en nuestro caso que a veces estamos diluídos y necesitamos días de 48 horas. Un saludo grande.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s